sábado, 21 de julio de 2018

Con la comisión de custodia, mejor no hacer el primo

Ya vimos en un post anterior la importancia de reducir al máximo los gastos de gestión y administración (TER) de nuestros productos de inversión colectiva. En este post vamos a seguir haciendo hincapié en la necesidad de mantener nuestros costes recurrentes lo más bajos posibles, pero centrándonos, esta vez, en las comisiones de los comercializadores (ver nuestros “10 mandamientos de #yomeloinvierto”).

"Money often costs too much. - Ralph Waldo Emerson"

Reducir el coste a largo plazo

A largo plazo importa mucho más lo que nos cuesta la cartera anualmente que lo que nos cuesta comprar o vender un fondo o ETF (habida cuenta de que los vamos a mantener muchos años).

Nuestro punto de partida sigue siendo el mismo: Un gasto anual, sea el TER del producto/vehículo (fondo/ETF) o sea, como en este caso, la comisión de custodia del banco o sociedad de valores, se acumula exponencialmente en una importante merma final de nuestro patrimonio en virtud de la fórmula correspondiente del interés compuesto:


La gráfica representa una estimación del valor final de la inversión a largo plazo (hasta un máximo de 40 años) asumiendo una única inversión inicial de 100 euros en un vehículo de acumulación, con un retorno en términos reales del 7% anual (media histórica de la renta variable) y una inflación media anual del 2%. La diferencia entre pagar comisión de custodia (línea naranja) o no pagarla (azul) es de un 20% en el valor final de nuestra inversión. Evidentemente, el escenario de gestión activa es incluso peor (ya lo vimos en nuestro post anterior).

La comisión de custodia

Aclaremos, en primer lugar, que la comisión de custodia sólo se suele aplicar (cuando se aplica) a ETFs y acciones, no a fondos de inversión (aunque nos hemos encontrado algún caso, por ejemplo, el antiguo Banif, en que sí se cobraba también para fondos).

Por tanto, si hemos decidido invertir una parte de nuestra cartera en fondos (ver nuestras Carteras ejemplo), por lo menos sabemos que en la mayoría de los comercializadores no nos van a cobrar por este concepto. Simplemente nos importa encontrar uno que ofrezca los fondos indexados que nosotros, como inversores a largo plazo que somos, precisamos (ver post anterior sobre el tema).

Desde este blog tenemos experiencia con los siguientes y, dado que ofrecen fondos indexados de Amundi y Vanguard, pensamos que son opciones perfectamente válidas para fondos de inversión:
  • Renta 4: Es un banco con sede y ficha en España, cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos* español. No requiere presentación del Modelo 720* para saldos superiores a 50 mil euros.
  • Selfbank (ver abajo).
     
  • BNP Paribas Personal Investors: Es sucursal en España del banco francés BNP Paribas, miembro del Fondo de Garantía de Depósitos* francés. Está supervisado por el banco de España y la CNMV y no requiere la presentación del Modelo 720* para saldos superiores a 50 mil euros.

Los ETFs (y las acciones)


Por suerte, sí que hay algún banco o sociedad de valores que ofrece cuentas que no cobran la mencionada comisión de custodia por mantener en cartera ETFs (o acciones). Vamos a describir brevemente lo que sabemos de algunos de ellos con objeto de facilitar al lector su elección:

  • Selfbank: Es un banco con sede y ficha en España, cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos* español. Tiene muchísima variedad de ETFs, aunque últimamente ha eliminado los que sólo cotizan en EE.UU. (ISIN US…) Tramitan automáticamente el W8-BEN*, no requiere presentación del Modelo 720* para saldos superiores a 50 mil euros y además ofrece su “Cuenta de bolsa sin custodia”. También nos vale para fondos de inversión. La única pega es, si uno es algo paranoico, es que acaba de cambiar de manos (Société Générale lo ha vendido a un fondo de inversión).
  • Clicktrade: Es una sociedad de valores con sede en España y adscrita al Fondo de Garantía de Inversiones* español. También tiene mucha variedad de ETFs, aunque ha eliminado bastantes de los que cotizan en EE.UU. El trámite del W8-BEN* es un poco más engorroso (lo hace el on-line propio cliente). No requiere presentación del Modelo 720* y no cobra custodia.
  • ING direct: Es sucursal en España del banco holandés ING, miembro del Fondo de Garantía de Depósitos* holandés. Está supervisado por el banco de España y la CNMV y no requiere la presentación del Modelo 720*. No obstante, tiene muy pocos ETFs (sobre todo de los de TER bajo y Smart beta - valor, dividendo...). No cobra comisión de custodia si se realiza una operación por semestre natural (a las malas hacemos una compra mínima de bolsa española - nos cuesta 8 euros - y estamos cubiertos).
(*Ver nuestro Glosario de términos)

Cuidado con el Modelo 720

En España operan también sociedades de valores extranjeras con comisiones muy competitivas (y sin comisión de custodia) que son también opciones perfectamente válidas a añadir a las ya mencionadas. Hablamos de brokers como DeGiro o Interactive Brokers. Sin embargo, si decidimos operar con ellos, deberemos tener en cuenta que, a los efectos del Modelo 720 y de la Hacienda española, es como si nuestro patrimonio estuviera en el extranjero. Por ello, si dicho patrimonio supera los 50 mil euros, deberemos acordarnos de presentar dicho modelo ante las autoridades fiscales españolas.

En este blog, como se puede deducir a la vista de nuestros “10 mandamientos de #yomeloinvierto”, no somos partidarios de incurrir en obligaciones de este tipo (por principio, también por un tema práctico – los errores en su presentación conllevan cuantiosas multas), así que, a la hora de indicar en nuestras Carteras ejemplo dónde están disponibles los ETFs de turno, no los estamos teniendo en cuenta.

Un apunte final: A la hora de elegir un intermediario siempre recomendamos informarse, preguntar y, sobre todo, si algo no nos cuadra, reclamar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario